capturando la temperie

17 enero 2009

Los 10 peligros de Twitter

Filed under: Uncategorized — emiliorey @ 17:17
Tags: ,

Ya en varios blogs se ha escrito acerca de las fases que se atraviesan al descubrir Twitter y de sus incuestionables virtudes.

Sin embargo, poco a nada he leído acerca de sus problemas, errores frecuentes que se cometen o peligros que nos acechan cuando comenzamos a ser clientes habituales del software de la ballenita…
Como usuario medio de esta herramienta, he aquí lo que he aprendido en los últimos meses.
Errores y peligros de Twitter en los que he caído o he estado a punto de caer.-

1 – Tendemos a pensar que todo el mundo conoce Twitter, y eso no es cierto, somos minoría. Muchos amigos y familiares, al ser preguntados, pondrán cara de haba y nos volverán a llamar frikis. Es un pequeño círculo, y no salir de ahí, reduce el abanico de contactos enormemente. Recomiéndalo, por supuesto, pero sin vehemencia, pensarán que los quieres meter en una especie de secta. Tiempo al tiempo, al final verán la utilidad y ellos mismos se darán de alta y preguntarán.
2 – En Twitter, normalmente, no está la solución a tus problemas, sean estos de índole laboral (me cae mal el jefe, me quedo en paro, estoy harto de este horario, etc.), o emocional (me ha dejado el novio/a, que mal me siento, el mundo me odia, etc.). Al revés, podría agravarlos. Deja caer las ideas, sentimientos, estados de animo, ofrecimientos o peticiones laborales, etc., con cuentagotas y delicadeza. Nada cae en saco roto, todo queda registrado en tu histórico para todo aquel que esté interesado en ti.
3 – No me sigue tanta gente como me gustaría. Bien, nuestra vanidad hace que cuantos más followers tengamos, mejor nos sintamos. Alguien que deja de seguirnos es una espina clavada en mitad del día. Es un error rebotarse, hay que pensar que seguramente no estás usando la herramienta de forma adecuada. Revisa tus últimos mensajes. A lo mejor estas saturando al personal de información no útil. O a lo mejor no has tuiteado desde hace un mes. No te obsesiones con el numerito que hay encima del cartel followers.
4 – No entres al trapo en público. A pesar de tener razón en alguna trifulca que pudiera suscitarse, un tuit ofensivo no es una buena práctica. A veces veo tuits muy ofensivos o de mal gusto que hacen que me piense si seguir siguiendo (valga la redundancia) a esa persona. Usa los mensajes personales (MP) para solucionar y/o llamar la atención si algo te molesta. Normalmente se solucionan estos casos, ya que suelen ser malentendidos. A los demás no nos interesan tus peleas ni malos rollos a no ser que puedan afectarnos directamente.
5 – Te haces un máster en procastinación. Esto no sólo pasa con Twitter, desde luego, pero conozco gente que lo ha tenido que dejar porque estaba realmente enganchada. Yo mismo tuve que hacer algo parecido, hace años, con messenger… Twitter es una herramienta, y como tal hay que usarla. No es necesario que lo consultes cada minuto, hay magníficas herramientas de búsqueda, así que no perderás un tuit relacionado contigo, con un tema determinado o un reply a un tuit tuyo. El 99% del tiempo tienes algo mejor/más útil que hacer que revisar Twitter.
6 – El temido e involuntario efecto altavoz. Se da cuando vinculas tus comentarios en Twitter con alguna otra aplicación, por ejemplo FaceBook o tu blog personal. Quizá no seas consciente que ese tuit está llegando a toda tu lista de contactos/visitas allí, y quizás “alguien” esté leyendo “algo” no del todo conveniente…Antes de enviar un mensaje piensa en la cantidad de gente que lo podrá leer.
7 – No usar utilidades nacidas en torno a Twitter. Para eso están, y ahorran mucho tiempo en la experiencia tuitera. Piensa en qué te aporta Twitter, cómo piensas usar la herramienta, busca y compara, elije tus contactos, sácale partido, el potencial es muy grande, pero puedes perderte y al final ser tú el que eres usado por Twitter.
8 – Pedir a Twitter más de 140 caracteres por mensaje. Si te ha pasado esto, quizás deberías abrir un blog o usar alguna herramienta de chat.
9 – No cuidar la ortografía y/o la gramática. Dice poco de ti, sobre todo a los contactos que no te conocen personalmente, un tuit mal escrito, con faltas de ortografía y/o gramaticales. Un tuit no es un SMS, aunque se parezca en el tamaño. Intenta aprovechar bien los 140 caracteres, hay suficiente para expresar una idea completa, una micro-historia, sin ahorrar en caracteres como en los móviles (que, mejor que q). Si te hacen falta dos mensajes seguidos, no pasa nada, pero piénsalo antes e incluso tenlos pre-escritos, de modo que en el timeline aparezcan seguidos y no se pierda el hilo.
10 – Seguir a rajatabla las nueve normas anteriores. Un clásico para finalizar la lista…Sería un error no saltarse a la torera, de vez en cuando, alguno de los anteriores errores, con lo que mola.
Addendum – Mientras terminaba esta pequeña reseña, he tenido noticia de otro problema relacionado con el hecho de comentar entradas de blog en Twitter y no en el mismo blog. Seguro que muchos más problemas y errores aparecerán…
Anuncios

Blog de WordPress.com.