capturando la temperie

27 febrero 2009

Disfrutando conscientemente D+7

Filed under: Viajes — emiliorey @ 22:38

El tiempo en vacaciones pasa muy rápido, pero nos tememos que en Laponia pasa incluso más rápido. Y eso que desde un principio nos hemos propuesto disfrutar de cada instante, de cada pequeño detalle. Y así lo hemos hecho. De manera lo más consciente posible. Hoy, a la vuelta del supermercado, donde por cierto, hemos comprado un salmón buenísimo y baratísimo, venía disfrutando de cada paso que daba en la nieve. El trayecto no es más de 300 metros, 5 minutos escasamente. Puede parecer tonto, pero lo he querido hacer así, conscientemente, paladeando las sensaciones de esos 12 bajo cero, de el frío en mis manos sin guantes, del sonido de la nieve al crujir bajo nuestros pies, saboreando la visión increíble de la cencellada en los árboles, la niebla engelante rodeándonos.

Tenemos la impresión -y no somos los únicos, ya Laura y Hernán nos lo adelantaron- de que aquí todo se disfruta más. Desde la comida hasta una buena siesta, desde un paseo al super hasta una excursión como la de anoche en el bosque. 

Pero no me enrrollo, que me pongo filosófico. El día de hoy: pulka, safari de fotos y filmación en el parque natural cercano, el de Urho Kekkonen. Por la tarde compras, sauna y buena cena. Ibamos a salir de marcha a un concierto, pero no hemos podido, la verdad. Estamos derrengados de tantas sensaciones, de tanta actividad, tanto física como emocional.

Esto se va acabando, mañana temprano quiero salir a grabar más vídeo, la mañana promete estar interesante, con una temperatura cercana a los 20 bajo cero y una fuerte cencellada. Luego, a las 10:45 tenemos la última excursión contratada, la de los huskies. Aprenderemos a llevar un trineo tirado por 10 ó 12 perros, e intentaremos olvidar por unas horas que la maleta ya está hecha y que a las cinco y media partimos de vuelta para Rovaniemi.

Mientras vamos a seguir disfrutando e intentando transmitir en fotos nuestras sensaciones de hoy. Ahí tenéis la ración diaria.  

Calles de Saariselkä, esta mañana temprano

Calles de Saariselkä, esta mañana temprano

Una tienda céntrica un la calle principal

Una tienda céntrica en la calle principal

La perdiz nival, símbolo lapón, esculpida en hielo

La perdiz nival, símbolo lapón, esculpida en hielo

La mañana era espléndida para fotografiarlo todo

La mañana era espléndida para fotografiarlo todo

Cabañas en donde se alojan turistas como nosotros

Cabañas en donde se alojan turistas como nosotros

El sol le ha sacado los colores a Saari

El sol le ha sacado los colores a Saari

Buenos tomos de nieve

Buenos tomos de nieve

Las pistas de esquí nórdico, 200 km en total

Las pistas de esquí nórdico, 200 km en total

La tarde también daba juego para la fotografía

La tarde también daba juego para la fotografía

En el parque natural cercano a Saari

En el parque natural cercano a Saari

26 febrero 2009

Adaptados en el D+6

Filed under: Viajes — emiliorey @ 22:49

Según van pasando los días en este mundo helado, nuestros cuerpos van adaptándose y no nos parece tan hostil. El primer día nos sorprendió ver a Nacho recibiéndonos a 10 bajo cero con la chaqueta abierta, un simple gorrito y sin guantes. Nosotros íbamos forrados de arriba abajo, ya sabéis el tema de las capas. Y no sólo por el frío. En la primera noche en el Panimo (la cabaña pub en donde dan unas pintas estupendas) pasamos un calor insoportable, que nos hizo quitarnos todas las capas de ropa menos una, que nos quedamos por simple educación. Mientras, veíamos a los locales sentarse a beber sus respectivas cervezas sin quitarse siquiera el gorro. Ahora somos nosotros los que la entrar bajo techo (hoy por ejemplo en el tavaratalo o centro comercial) no nos hace falta desprendernos de ninguna capa.

El cuerpo es sabio, se adapta de forma espectacular a los cambios de temperatura, aunque en el proceso se gasta energía y por eso acabas bastante más cansado en cualquier actividad. Lo que sí es cierto es que debes seguir unas normas básicas y una de ellas, quizá la más importante es usar ropa térmica. Esta misma noche hemos salido a cenar a un restaurante cercano y no nos hemos puesto las mallas ni la camiseta térmica, y realmente se nota. Y eso que la temperatura no es extrema para lo que se trabaja por estos lares, sólo 10 bajo cero, no mucho para estar el cielo completamente despejado.

Y bien, después de otro intenso día de motonieve, renos y un increíble paseo nocturno por el bosque en raquetas de nieve (del cual contaré más detalles en otro post), la noche nos tenía reservada una sorpresa. Una pequeña pero hermosa aurora boreal, que a la salida del restaurante donde hemos estado cenando con Nacho, nos esperaba mostrándose en todo su esplendor. Pequeña, no muy extensa, pero nítida, dando al estrellado cielo un tinte verdoso inconfundible.

Os puedo asegurar que no sólo a mí, sino a los cinco, nos ha recorrido un escalofrío por el cuerpo.

Y no era por el frío.

Las diez fotos de hoy:

Uno de los restaurantes, esta mañana en Saariselkä

Uno de los restaurantes, esta mañana en Saariselkä

Convoy a la granja de renos y Nacho con el briefing

Convoy a la granja de renos y Nacho con el briefing

 

Aspectillo de Sus y mío para montar en motonieve

Aspectillo de Sus y mío para montar en motonieve

 

Mi hermana tirándose en plancha a "nieve sin usar"

Mi hermana tirándose en plancha a "nieve sin usar"

 

Luismi y Bea en el trineo de reno. Adrenalina a full...

Luismi y Bea en el trineo de reno. Adrenalina a full...

El colega finlandés dueño de la granja, muy enrrollaete

El colega finlandés dueño de la granja, muy enrrollaete

 

Renos en estado natural, buscando su comida en el bosque

Renos en estado natural, buscando su comida en el bosque

Imposible resistirse a un chapuzón de nieve. Luismi en ello.

Imposible resistirse a un chapuzón de nieve. Luismi en ello.

 

Una cabañita que tiene el finlandés para sus cositas

Una cabañita que tiene el finlandés para sus cositas

A los renos hay que darles masajes como a los futbolistas

A los renos hay que darles masajes como a los futbolistas

25 febrero 2009

Inolvidable D+5

Filed under: Viajes — emiliorey @ 21:41

Realmente hay pocas palabras para describir el día que hemos pasado hoy, así que no me extenderé mucho y os dejaré otras diez fotos recién volcadas al disco duro. Sólo decir que esta mañana hemos estado durante más de 5 horas por los bosques de Laponia en un safari en moto de nieve. Por parejas (Sus y yo y Luismi y Bea), y junto con otras 11 motos, la experiencia ha sido inolvidable, además, con la suerte de que Nacho ha sido nuestro guía y además de cuidar de nosotros nos ha hecho una sopa de salmón y un café que nos han sentado de maravilla. Es un tío formidable.

Por la tarde la protagonista ha sido la adrenalina. Veinte minutos de karts en un circuito de nieve. Sin palabras. Y por ahora sin fotos, mañana pondré alguna.

Ahí os dejo la selección de fotos de hoy, ha sido muy difícil elegirlas, os lo aseguro.

 

Los paisajes en la excursión en moto de nieve eran de este tipo

Los paisajes en la excursión en moto de nieve eran de este tipo

 

Y de este. Brutal.

Y de este. Brutal.

Luismi disfrutando de la nieve

Luismi disfrutando de la nieve

La cabaña en donde Nacho nos ha dado de comer

La cabaña en donde Nacho nos ha dado de comer

 

Postal lapona

Postal lapona

 

Dentro de la cabaña Nacho preparaba el puchero

Dentro de la cabaña Nacho preparaba el puchero

Y Sus descansaba en el cobertizo exterior como una Princesa

Y Sus descansaba en el cobertizo exterior como una Princesa

 

¿Veis como es mejor poner fotos que contarlo con palabras?

¿Veis como es mejor poner fotos que contarlo con palabras?

Mi hermana Bea ha disfrutado como una enana todo el día

Mi hermana Bea ha disfrutado como una enana todo el día

 

Otro aspecto de la caravana de motos de nieve

Otro aspecto de la caravana de motos de nieve

24 febrero 2009

Día de nieve y promesas rotas (D+4)

Filed under: Viajes — emiliorey @ 23:00

En el día de hoy nos hemos dado una sobredosis de nieve desde por la mañana. Hasta ahora habíamos visto mucha, pero no la habíamos disfrutado a tope, como sólo la pueden disfrutar los pequeñajos. Hoy nos hemos rebozado en nieve, literalmente. Hemos paseado por los bosques cercanos, nos hemos deslizado por toboganes naturales, hemos comprobado que los dos metros de nieve virgen son lo suficientemente mullidos para tirarte en plancha y aterrizar suavemente y a mí, particularmente, me ha servido para romper una promesa que hice hace muchos años.

Sí, prometí no volver a esquiar hace más de 15 años, cuando en mi primera experiencia me rompí los ligamentos de la rodilla izquierda. Fue muy duro, y pasé una semana en Andorra escayolado en el apartamento mientras mis amigos esquiaban y lo pasaban bien. Juré no volver a hacerlo a pesar de mi amor por la montaña y la nieve.

Pero las promesas parecen estar hechas para romperse.

Y tengo que decir que es posible que lo de hoy, hablando en propiedad, no haya sido esquiar. Pero sí me he calzado unas botas y sí me he subido en unas tablas. Y he remado y he bajado pendientes. Los esquís son un poco diferentes que las normales de esquí alpino, más largos y estrechos, pero por lo que a mí respecta, hoy he vuelto a esquiar. Y tengo que decir que la sensación ha sido placentera, tanto para mí como para mi hermana. Luismi ha disfrutado mucho, ya que lo ha tomado como una forma más de hacer ejercicio, aunque reconoce que no tiene la intensidad y emoción del esquí al que está acostumbrado. A Sus directamente le ha decepcionado. Ella esquía desde hace muchos años y bueno, me ahorro su descripción de este tipo de modalidad…

Ante todo, hoy ha sido un día muy divertido del que nos quedará el recuerdo de haber vuelto a ser cuatro niños en su primer día de nieve. Y nuestro equipo, nuestras capas de ropa, botas, guantes, gorros, han aguantado de forma notable. No hemos pasado frío en ningún momento, al revés hemos sudado bastante, los que nos va haciendo calcular mejor el número y tipo de capas que debemos ir usando.

Luego, a las 3 de la tarde, comida en el apartamento, siesta y compras. Unas pintas en el Panimo, la taberna local y cena en Siberia, un restaurante con la comida muy rica, muy cara y muy escasa. Paseo a 10 bajo cero con el cielo despejado y la esperanza de ver una aurora esta misma noche. Llamadas por skype y blog, claro.

Pero respondiendo a muchos de vosotros (Olgaaaa…:) que nos estáis haciendo llegar por mail, teléfono y twitter vuestros comentarios, me callaré y os subiré una ración extra de fotos de los días pasados. Ahí van 10 fotos variaditas de varios momentos, seleccionadas de las más de 400 que ya llevamos hechas.

Casita de Heidi en el barrio de Santa Claus

Casita de Heidi en el barrio de Santa Claus

¿Estamos lejos?

¿Estamos lejos?

 

Luismi no me quería entrar en brazos

Luismi no me quería entrar en brazos

Aquí hay termómetros en todos lados. Mola.

Aquí hay termómetros en todos lados. Mola.

 

Estos monos monos nos acompañan siempre siempre

Estos monos monos nos acompañan siempre siempre

¿Os gusta mi traje de baño modelo Sampo?

¿Os gusta mi traje de baño modelo Sampo?

 

La sala de máquinas del Sampo. Im pre sio nan te.

La sala de máquinas del Sampo. Im pre sio nan te.

Sus entra en el Círculo Polar Artico. Toma ya.

Sus entra en el Círculo Polar Artico. Toma ya.

 

Pulka en mano rumbo a la diversión.

Pulka en mano rumbo a la diversión.

Confirmando que los copos de nieve son hexagonales

Confirmando que los copos de nieve son hexagonales

23 febrero 2009

Día de pulka madre (D+3)

Filed under: Viajes — emiliorey @ 22:49

Esta mañana ha tocado sesión de pulkas. Son unos trineos pequeños, individuales, con los que la gente aquí se lanza pendiente abajo. Una especie de bobsleigh pero sin carril definido, en donde se usa una pista parecida a las de ski. Resulta que aquí, en Saariselkä, está la pista más larga del mundo en esta especialidad, con 1.200 metros. Así que allá que nos hemos ido.

Os dejo con una fotillo que nos ha hecho Sus mientras subíamos la cuesta. 

pulka1

Luego por la tarde hemos terminado de planificar la semana, contratando el resto de excursiones junto a Nacho. Se avecinan sensaciones emocionantes.

En cuanto a la temperie, está siendo bastante benigna. Ahora mismo tenemos 8 grados bajo cero y un vientecillo sur algo molesto Para los próximos días se espera que el viento gire al norte, bajen algo más las temperaturas y, con suerte, despejen los cielos.

No nos olvidamos que encima de la capa de nubes y nieve podemos estar perdiéndonos el espectáculo de una aurora boreal…

Primeras experiencias (D+1 y D+2)

Filed under: Viajes — emiliorey @ 0:42

Escribo desde el asiento del autobús que nos lleva desde Rovaniemi a Saariselkä. Desde que llegamos a Finlandia hemos vivido dos días muy intensos. Entre otras cosas, ya en el vuelo desde Helsinki a Rovaniemi pudimos ver un conato de aurora boreal. Fue durante unos pocos minutos, pero muy clara en la noche, y más a esas alturas. Un verde majestuoso nos recibía en este mundo distinto al nuestro. Fue el primero de los muchos momentos mágicos que esperamos vivir aquí.

A la llegada a Rovaniemi, por fín, antesdeayer por la noche, tuvimos un problema con la maleta de Sus. No llegó. Ya nos temíamos algo así, demasiados vuelos de conexión. Sin embargo, al ver mi maleta, a eso de las 11 de la noche, salir la primera (no la veía desde las 6 de la mañana) nos animamos bastante. La cinta transportadora fue expulsando una tras una todas las maletas y la pequeña y coqueta Terminal fue vaciándose, hasta que quedamos los cuatro esperando con angustia la última maleta, que nunca salió. Hacer el papeleo de la reclamación, con el cansancio acumulado y el mal rollo que nos entró no fue la mejor manera de empezar el viaje.

Sin embargo, confiamos en que todo mejoraría, y así lo hizo. Nos despertó el móvil a las ocho de la mañana del día siguiente, con la noticia de que la maleta de Sus estaba en recepción. Rota, pero allí estaba. Y no faltaba nada. Eso fue ayer, así que nos dispusimos, bien equipados y ya más optimistas a partir para Kemi, para la excursión del Sampo. Kemi está a hora y media de Rovaniemi, hacia el suroeste, en la costa norte del Golfo de Botnia. En el viaje te das cuenta de la belleza de la naturaleza de este país. Grandes extensiones de bosques y nieve y hielo por todos lados. Carreteras heladas con bastante circulación pero curiosamente pocos coches grandes tipo cuatro por cuatro. Nuestro guía mantuvo unos 90 por hora muy decentes para conducir una furgoneta con 4 personas por una carretera llena de hielo y el viento soplando fuerte. Los neumáticos de invierno, con un dibujo muy pronunciado y tachuelas de acero son las responsables de que aquí la circulación no sea peligrosa. Nadie lleva cadenas, están prohibidas. Los coches y autobuses se agarran sin problemas en cualquier superficie y sólo en algunas superficies más resbaladizas (hielo transparente) tienen un poco más de precaución.

Al llegar a Kemi, el puerto estaba solitario y frío. El viento era muy molesto, bajando la sensación térmica desde los 6 bajo cero que marcaba el termómetro, a los alrededor de 15 bajo cero que nos comentaron en el barco. Habíamos llegado al Sampo, el rompehielos que desde hace casi 50 años viene surcando el Artico y resquebrajando el hielo con sus más de 5 millones de kilos y sus 10.000 caballos de potencia. Sí, 10.000 caballos. Estamos en el día D+2 de los 9 que estaremos por estas tierras, pero no se si llegaremos a tener un día tan intenso como el de ayer.

 

Encima de un océano helado

Encima de un océano helado

La experiencia de montar en un rompehielos y partir hacia un mar helado es indescriptible. El día nublado no acompañaba, aún así permanecimos en cubierta la mayor parte del tiempo, utilizando toda nuestra artillería de ropa de abrigo. Ir en la cubierta de un barco que se mueve a bastante velocidad atravesando un océano helado cuando la temperatura ronda los 6 bajo cero era una dura prueba. Y la pasamos con nota. La sensación de frío era muy intensa, pero sólo las partes de nuestra piel expuestas (de la cara sobre todo) se resentían algo. Es difícil explicar lo que se siente allí. El cielo se confunde con el mar de hielo y esto te hace sentir que viajas hacia la nada, que el viaje es infinito. Esta sensación permanece cuando el barco para y puedes bajar a corretear sobre la capa superficial de 20 cm de nieve superpuesta sobre la de un metro de hielo. No hay palabras para explicarlo. Puedes tocar la quilla del impresionante Sampo, meterte justo debajo, pisar el hielo que hubiera sido destrozado si hubiera seguido un metro más adelante. Estar allí, al pié de ese magnífico coloso te hace sentir insignificante, muy pequeño. Pero esto no es nada cuando al dar media vuelta pierdes la referencia del rompehielos y te enfrentas con un desierto helado infinito. Hablarán mejor las fotos y el vídeo que estas palabras.

lap1

Sampo y nosotros

Tras esta experiencia llega la hora de la diversión. En un camarote abarrotado de gente, ropa y diversos olores, abandonas dos o tres de tus capas de protección y te enfundas un mono naranja que, a modo de traje seco, te permite darte un placentero –repito, placentero- baño. El aspecto, todo hay que decirlo, no es muy ortodoxo. No hay manera de elegir talla ni color, de solicitar uno que no te vega grande o pequeño, si te tira de la sisa, mala suerte. El mío, en particular tenía pernera para un tipo de 2 metros y hubo que atar por encima de los tobillos el excedente de goma para poder andar. En cuanto a brazos y guantes (completamente unidos), fue inquietante, cuando menos, ver los dedos al revés de cómo deberían ir. Sólo una parte de la cara queda al descubierto. De esta guisa, y rodeado de especimenes como yo (Luismi era uno de ellos y me alegré de ver esa cara conocida) vuelves a abandonar el Sampo y te deslizas tumbado boca arriba en el mar, en un hueco de unos 50 metros cuadrados abierto por el gigante en el hielo, rodeado de otros peces naranjas gigantes y con enormes piedras de hielo alrededor. Mi afán era mantenerme boca arriba, y no “volcar”, hasta que me di cuenta de que era imposible sumergirte y de que incluso había ya gente –mi hermana- en esa posición. Flotar allí, con el océano Artico bajo mi cuerpo y el inmenso rompehielos finlandés sobre mí fue, definitivamente, un momento inolvidable. No lo olvidaré mientras viva, ninguno de nosotros lo olvidaremos.

lap2

Pero el día nos reservaba todavía la visita a un auténtico palacio de hielo, el palacio de Lumi Linna, que se construye todos los años nuevo, al derretirse por primavera y verano. Con sus habitaciones, su capilla, su bar restaurante y hasta su laberinto helado, será mejor a esperar a las fotos que Luismi hizo para mostraros lo increíble y especial que es. Al llegar al hotel, totalmente derrengados por el cansancio y las emociones del intenso día, entendimos el porqué aquí la sauna es el deporte nacional. Media hora de sauna y baño –y evitar la tentación de tumbarnos en la cama- nos dejó listos para salir a cenar en el Amarillo, un restaurante mexicano de imponentes platos e incluso tomarnos unos mojitos muy ricos allí mismo. A eso de las 12 de la noche nuestros cuerpos dijeron basta y caímos rendidos.

El plan de hoy, día D+2, era tomar la mañana con tranquilidad y salir hacia Saari en un bus a mediodía. Pero Bea y Sus se han empeñado en visitar el parque de Santa Claus, muy cercano. ¿Y porqué no? Así que nos hemos ido en taxi y la verdad, ha merecido la pena, ahora que no me oyen. Además de ver la animación del domingo y disfrutar de los primeros rayos de sol, hemos recibido regalos de Santa en persona –un tipo que se lo ha montado de miedo- y que, según nos han contado, después de dejar las barbas postizas vuelve a su casa en un Jaguar aparcado detrás de su oficina. Tela. Pero eso ha sido lo de menos, hemos dado un paseo precioso, con montañas de nieve, renos, huskies y hemos podido hacer nuestras primeras compras, entre ellas unos magníficos gorros de piel con orejeras que serán muy útiles cuando el frío apriete, si aprieta, porque hasta ahora hemos estado disfrutando de unos agradables (para la zona) 4 a 7 bajo cero. Total, que se nos ha ido la mañana y al final hemos cogido el bus de las 5 y 20 a Saariselkä, desde el que sigo escribiendo ahora, cuando son a las 6 y media y los demás duermen en sus asientos. Creo que voy a unirme a ellos un rato.

20 febrero 2009

En Finlandia, por fín (Día D)

Filed under: Viajes — emiliorey @ 18:36

Aprovechando el wifi del aeropuerto de Helsinki y que no sabemos cuando tendremos conexión otra vez, damos señales de vida. Seguimos en pleno viaje, sólo nos queda la última etapa a Rovaniemi.

Hasta ahora, salvo en la escala de Praga, todo va según lo previsto. Allí las cosas se han liado y casi perdemos el vuelo, pero al final hemos conseguido pillarlo por los pelos, Sus y yo parecíamos dos concursantes de Pekín Express en pleno ataque de stress…

Luismi y Bea, mientras tanto se tomaban unas cuantas pintas en la Plaza del Reloj de Praga, bajo una romántica nevada, según nos acaban de contar…

Sus y yo al llegar a Helsinki nos hemos tomado un bus al centro, y la verdad, qué queréis que os diga, seguramente el fuerte de este país sean los paisajes y la naturaleza, porque la ciudad es bastante gris y dábamos la impresión de estar en una película de los años 80 en plena época del telón de acero…Quizá me paso, pero entre el frío y lo poco amigable de la ciudad, no nos ha parecido nada del otro mundo. Eso sí, os puedo asegurar que los dos bajo cero de Finlandia no equivalen a los dos bajo cero españoles…¡Qué frío! No puedo imaginar cuando esto baje de 15 o 20 bajo cero…

Otra cosa, Luismi está hecho un campeón de los vuelos, sólo ha tenido tres crisis (pequeñas, me dice) y hasta iba haciendo chistes… Sus y yo hemos dado cuenta de dos capítulos de Perdidos, que ya he borrado del portatil para hacer sitio para las fotos y vídeos…

Y ahora estamos con cuatro Lapin Kulta, que debe ser la Mahou finlandesa, en el primer brindis por tierras heladas. Y otras cuatro que van a caer en breve…

Os dejo una fotillo de poca calidad pero representativa del momento:

A vuestra salud!

19 febrero 2009

¿A quien madruga Dios le ayuda? (D-1)

Filed under: Viajes — emiliorey @ 18:28

Nervios en aumento…

Parece ser que con Czech Airlines no se puede facturar con 24 horas de antelación, así me lo ha dicho una señorita muy amable que, por cierto, no tenía ni pajolera idea de castellano, a pesar de que trabaja en Barajas. Así pues, no podemos ir esta noche a facturar las maletas grandes y mañana tendremos que levantarnos muy temprano. A eso de las 5 de la mañana.

El plan es llamar a un taxi, de los grandes porque necesitamos espacio para tres equipajes. Pensamos avisar que nos recojan a Sus y a mí a las 5:30 am, ir a por Luismi a su casa a las 5:45 am y estar en la T4 a eso de las 6 de la mañana. El primer avión, con primer destino Praga, sale a las 7:30 am. En fin,  ¿no dicen que a quien madruga Dios le ayuda? Pues eso.

He estado mirando las previsiones del tiempo en cada una de las escalas, y este es el resultado:

Praga: 6 bajo cero y nevando. No saldremos del aeropuerto, pues en una hora salimos para Helsinki.

Helsinki: 8 bajo cero y nevando. Aquí estaremos ni más ni menos que 7 horas, desde las 3 hasta las 10 de la noche, aproximadamente. Este salto lo hacemos por separado, es decir, primero Sus y yo y luego Luismi y Bea. Llevamos ropa de abrigo en el equipaje de mano, puesto que pretendemos acercarnos al centro de Helsinki a conocerlo, nos da tiempo de sobra. Quedaremos con los rezagados que llegan sobre las 9 de la noche, será un “reencuentro” muy especial eso de quedar en Helsinki…

Rovaniemi: 11 bajo cero y nevando. Será nuestro destino por dos días y parece que el tiempo no va a acompañar para la gran excursión del Sampo del día 21. Estará nublado y con nevadas, aunque las temperaturas no serán muy extremas, en torno a los 8-10 bajo cero. Que sí, que es frío, pero nada comparado con los -28ºC de hace tres días. Lamentablemente, no parece que vayamos a tener un día soleado, por una vez la nevada no será bien recibida…Las fotos y el vídeo no son iguales sin sol. Jope.

Ya prácticamente el equipaje está completo, me faltan unas cintas de vídeo DV de mejor calidad de las que tengo. Si voy a tener la oportunidad de filmar una aurora boreal quiero que sea con el mejor material posible. Me acercaré a La Vaguada esta tarde antes de ir a ver a mis padres y despedirme.

 

El mundo helado nos llama

El mundo helado de Julio Medem nos llama

Sí, amigas y amigos. Ha llegado el día. El tantas veces soñado. Donde tantas veces he estado con la imaginación, Donde un día, hace muchos años, viendo Los amantes del Círculo Polar, juré que iría.

Mañana me voy a Laponia.

Empezando las maletas (D-2)

Filed under: Viajes — emiliorey @ 0:48

Se puede decir que ya hemos empezado el viaje. Esta noche, después de un día duro, hemos empezado las maletas. Llevaremos cada uno una maleta grande, que facturaremos, y aparte maletas y mochilas de mano con las cámaras y objetos más valiosos. También con ropa que podamos necesitar en Helsinki en las 7 horas que estaremos Sus y yo esperando al siguiente vuelo. Ahí va el estado del suelo del salón en este momento…y faltan muchas cosas…

La estamos liando parda...

La estamos liando parda...

Queremos facturar mañana jueves por la noche en el aeropuerto lo más gordo, de tal forma que el viernes por la mañana nos quitemos un poco de estrés, quepamos en el taxi de mejor forma y podamos dormir una hora más. Veremos si podemos hacerlo, estaría muy bien. La idea ha sido de Luismi, en un viaje que hizo a Costa Rica lo puso en práctica y mira, si así hacemos que no se le incrementen los nervios que ya tiene, pues mejor. Está el tío que ya pide las drogas…;)

He estado mirando las primeras previsiones del tiempo -que ya son más fiables a dos días vista- para Rovaniemi, nuestra primera parada durante dos días (21 y 22) en en donde haremos la excursión principal en el Sampo, el día 21. No son muy buenas en cuanto al estado del cielo. Puede nevarnos y estar cubierto, aunque las temperaturas, que ayer rondaban los 20 bajo cero, van a subir bastante. Esperamos llegar allí con unos “cómodos” 10 bajo cero…Una pena no poder disfrutar de un cielo azul, me temo, durante la travesía en el rompehielos…Veremos si se confirma este pronóstico, que haría que las fotos quedaran un tanto deslucidas.

Por otro lado, en Saariselkä, o Saari como ya le llamamos, la temperatura esperada para el día 22, día de nuestra llegada son unos asombrosos 5 bajo cero. ¡Sólo 5 bajo cero! Teniendo en cuenta que hace pocos días tenían mínimas de 30 bajo cero, pues no está mal…Más allá no se puede saber, rezamos todos los días por cielos despejados que faciliten ver auroras boreales, si se producen…

Por último, quiero dejaros un vídeo que realicé el otro día en la sierra madrileña. Es un experimento -nada profesional, que para eso dejo a mis socios en digitalmeteo Dani y Angel, pero con mucha ilusión- para ver cómo puede quedar un reportaje filmado y editado por mí.

Ahí va, pinchad en el link de abajo:

Sierra y agua from digitalmeteo on Vimeo.

17 febrero 2009

Dos mundos diferentes (D-3)

Filed under: Viajes — emiliorey @ 18:09

Hoy he estado revisando fotografías de satélite por que se publican en internet. Además de descubrir lo bonita que es España desde arriba a una resolución de 250 metros, he estado comparando las diferencias que hay entre “nuestro mundo mediterráneo” y el mundo helado al que nos dirigimos. ¿Veis las diferencias?

Nuestra piel de toro con trocitos helados

Nuestra piel de toro con trocitos helados

El mundo helado con trocitos de tierra.

El mundo helado con trocitos de tierra.

Nervios en aumento, by the way.

Página siguiente »

Blog de WordPress.com.