capturando la temperie

26 enero 2009

Los pelillos de la nariz como termostato (III)

Filed under: Viajes — emiliorey @ 18:28

Con esta entrada voy a cerrar esta serie de tres post dedicados a la temperatura. No quiere decir que no vuelva a hablar de ella, porque será sin duda la variable protagonista, pero ya será junto a otras noticias.

Estamos a 30 bajo cero y bajando. La cosa está complicada, no podemos respirar del todo bien y la verdad, según escribo esto, me da un poco de cosilla saber que posiblemente experimentemos esa sensación…

Bien, ante todo mucha calma.

Pero como a algún frente ártico se le ocurra bajar de tierras norteñas -más norteñas, si cabe- podremos llegar a sentir lo que es el frío extremo de verdad. 

El otro día, hablando con Nacho, nos contó que precisamente hacía dos días había sentido la mínima temperatura desde que vive allí. Ni más ni menos que 40 grados bajo cero. Además, tuvo un pequeño problema con una moto de nieve, que se le quedó atascada en nieve virgen. En la refriega para sacarla, resulta que perdió una bota, y se mojó el pié y parte de la pierna. Eso, que en cualquier otro lugar no deja de ser un motivo de mofa, a lo sumo, por parte de los acompañantes, se convierte allí en un auténtico problema. La congelación se produce en minutos. Tuvo que tirar de experiencia y usar las imprescindibles manoplas a modo de calcetín, para llegar a un refugio.

En la cena en Paracuellos recuerdo que nos contó cómo se le congelaron las mejillas de la cara por ir dando su charla de guía mientras iba en moto de nieve. Se quitó una especie de protección y cuando se quiso dar cuenta tenía congelada media cara. Tuvo quemaduras que se ennegrecieron durante unos días, muy dolorosas, pero por suerte no pasó a más y ahora es una anécdota.

Con esto, hemos aprendido que cualquier actividad que hagamos allí, un paseo, una excursión, ir a la compra, salir a pescar o contemplar una aurora boreal (¡ojalá!) la debemos emprender con precaución, sabiendo donde pisamos, cómo equiparnos, cómo protegernos. Es algo, además, que puedes aplicar a muchos aspectos de tu vida. Cuando inicias algo, cuando emprendes, lo primero es prepararse, estudiar. Ponerse en varios supuestos, minimizar los riesgos y los imponderables. Llegar van a llegar pero siempre podrás tirar de esa preparación, que aunque no sea específicamente para ese caso, puede valerte de algo.

El caso es que según avanzo en la preparación de mis dos viajes, el de Laponia por un lado, y el del emprendimiento por otro, voy viendo ciertas similitudes, percibo dónde y cómo aplicar ciertas filosofías, y creo que ambos proyectos se enriquecen.

Mañana más.

1 comentario »

  1. Casi tengo yo más ganas de que empieces el viaje a Laponia que tú, porque ya lo siento como un viaje un poco mío también gracias a tus post,
    Gracias!!

    Comentario por Vicente Varó — 26 enero 2009 @ 18:40


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: